Quién no ha oído o dicho alguna vez la frase de “Va a cambiar el tiempo, me duele tal o cual articulación…”. Pues sí, resulta que las articulaciones de nuestro cuerpo son muy sensibles a los cambios de tiempo y de una manera más aguda en los días de frío y los cambios bruscos de temperatura.

Como está pasando ahora, los cambios de estación son uno de los momentos en los que las enfermedades relacionadas con el dolor reumático y articular despiertan de su letargo veraniego. Dentro de nada volverá el buen tiempo, pero es en estos meses en los que el clima nos juega peores pasadas, ya que los cambios de temperatura son muy bruscos y de un día a otros el tiempo ha cambiado completamente, nos pilla con la guardia baja. Por eso os vamos a dejar con algunos consejos para remediar estos dolores de una forma natural.

Se entiende por dolor reumático el que afecta a alguna parte del aparato locomotor (huesos, músculos, articulaciones, ligamentos….), acompañado de cierto grado de inflamación. Hay algunas enfermedades que originan dolores de este tipo como son: artrosis (es una enfermedad degenerativa de las articulaciones y produce el desgaste del cartílago, generalmente afecta a caderas y rodillas), artritis (inflamación de las articulaciones), reuma, etc.

Un gran número de remedios a base de plantas tradicionales se recomiendan para el «reumatismo». El tratamiento fitoterápico no se limita a aliviar el dolor, sino que ejerce una acción preventiva de la degeneración articular, lenta pero eficaz.

EL HEPAGOFITO:

Es uno de los remedios más efectivos de los que dispone la fitoterapia para el tratamiento de las afecciones reumáticas. La raíz de esta planta ha sido ampliamente estudiada y se han descubierto en ella varios principios activos como glucósidos y harpagósidos con propiedades analgésicas y antinflamatorias. El Fresno, contiene una serie de sustancias que resultan de utilidad en caso de artritis, y gota.

EL SAUCE:

Desde el siglo I se empleaba para calmar este tipo de dolencias, pero fue en el siglo XIX cuando el Laboratorio Bayer dio a probar corteza de sauce para remediar los ataques de reuma. Fue tal el éxito que después decidieron comercializar la salicina de la corteza de sauce con el nombre de aspirina. La salicina parece ser la responsable de la acción antirreumática y antipirética.

La Grama y la Coclearia: se consideran diuréticas y depurativas y por eso se emplean en los cálculos urinarios y la gota.

Además de esta serie de plantas medicinales que nos ayudan a aliviar estas dolencias, podemos ayudarnos también del cartílago de tiburón. Se trata de un complemento natural que nos ayuda a fortaleces nuestras articulaciones, sobre todo en personas que padezcan dolores articulares en rodillas o codos, gente con problemas de tendinitis, deportistas e incluso aquellas personas que se estén recuperando de una operación articular.

remedios-para-el-dolor-articular-articulaciones

– El esqueleto del tiburón esta compuesto casi totalmente por cartílago y uno de los componentes más importantes del cartílago es el sulfato de condrohitina, elemento fundamental para la protección de nuestras articulaciones. La falta de sulfato de condrohitina hace que el líquido senovial de las articulaciones pierde fuerza y empeora su función de proteger nuestras articulaciones, empeorando su movilidad. –

Seguro que si padeces algún tipo de dolor articular ya has probado alguno de estos remedios naturales, sino puedes consultarnos a través de las redes sociales de El Naturalista o mándanos un mail con tus dudas a comunicacion@elnaturalista.es. Estamos a vuestra disposición para cualquier consulta.