Friday July 29th, 2022

¿Pesadez en las piernas? ¿Varices?

Nuestro sistema circulatorio dispone de un sistema de
bombeo importantísimo: El corazón.
El corazón permite que la sangre transporte los nutrientes y el oxígeno necesario a todo el cuerpo para su funcionamiento. El sistema venoso, es el sistema circulatorio que se encarga de retornar la sangre al corazón, donde las venas de las extremidades inferiores tienen fundamental importancia.
Las venas de las piernas permiten transportar la sangre hacia el corazón a través de un sistema de bombeo y gracias a la ayuda de las contracciones musculares de las extremidades inferiores del cuerpo. La elasticidad de estas venas permite almacenar sangre en momentos determinados y después recuperar su forma original. Además disponen de unas válvulas que impiden que la sangre retroceda.
Cuando hablamos de la insuficiencia venosa, significa que estas venas han perdido capacidad de bombeo o que las válvulas no están funcionando correctamente. Esto provoca síntomas como:


– Varices: Perdida de la elasticidad de las venas

– Pesadez de piernas, sensación de cansancio

– Calambres musculares

– Edemas (hinchazón) en los tobillos o piernas


Estos síntomas suelen aparecer en temporadas de altas temperaturas, antes de la menstruación, a raíz de pasar mucho tiempo sentado o de pie,

al llevar cinturones, botas o pantalones muy ajustados, o simplemente por haber llevado una mala alimentación (alcohol, alto consumo de sal, dulces, etc.).
El ejercicio, las duchas de agua fría, masajear los tobillos y piernas, una dieta equilibrada… Son algunos de los remedios que pueden aliviar estas molestias de insuficiencia venosa.
Pero, eso no es todo; Existen plantas medicinales que contienen sustancias venotónicas que favorecen la circulación venosa evitando que las venas se dilaten y se formen varices. Las plantas medicinales más conocidas para estos casos son:
Castaño de Indias: Contiene saponinas que actúan reduciendo la permeabilidad capilar con efecto antiinflamatorio y antidematoso.
Rusco: Posee Ruscogenina (un tipo de Saponina), un principio activo que destaca por su acción venotónica y antiinflamatoria. Por eso es muy utilizado en cremas antihemorroidales.
El Naranjo Amargo, Ginkgo, Hamamelis, Limonero… aportan flavonoides que disminuyen la permeabilidad de los capilares y refuerzan su resistencia.
Finalmente, el Arándano, Cerezo, Vid Roja… tienen acción capilarotropa, disminuyen la inflamación e impiden el aumento de la permeabilidad capilar.