Monday July 18th, 2022

Colesterol ¿bueno o malo?

Todos hemos oído hablar del colesterol, una sustancia grasa natural presente en todas las células del organismo. Tendemos siempre a relacionarlo con problemas de salud, pero debemos saber que el colesterol es necesario. Es fundamental para administrar los niveles de calcio en el organismo y evitar problemas como la osteoporosis, también protege la piel de los agentes químicos debido a que los rayos de sol lo transforman en vitamina D, además participa en la mielinización de las neuronas y es precursor de ciertas hormonas como las sexuales (testosterona, progesterona y estrógenos) y las tiroides. La mayor parte del colesterol se produce en el hígado, pero también puede obtenerse a través de algunos alimentos de origen animal. 

¿Cómo funciona? 

El colesterol pasa a la sangre, y la sangre conduce el colesterol desde el intestino o el hígado hasta los órganos que lo necesitan a través de unas partículas llamadas lipoproteínas. Cuando medimos el colesterol, realmente estamos midiendo las lipoproteínas. 

Existen dos tipos de lipoproteinas 

LDL o de baja densidad: Son las que se encargan de transportar nuevo colesterol desde el hígado a todas las células del organismo. El colesterol, al unirse a las partículas LDL, se deposita en las arterias formando placas de ateroma que con el tiempo pueden causar problemas cardiovasculares. Por eso lo conocemos como colesterol malo. 

HDL o de alta densidad: Estas recogen el colesterol no utilizado y lo devuelven al hígado para su almacenamiento o eliminación. Por lo tanto, su función es protegernos de las enfermedades cardiovasculares y es conocido como colesterol bueno. 

En conclusión, para conocer realmente nuestro nivel de colesterol es necesario realizar un análisis en sangre que determine los niveles de colesterol total, del LDL y del HDL. 

Otro factor importante es medir el nivel de triglicéridos. Son un tipo de grasa que se encuentra en la sangre. Las grasas son un depósito de calorías adicionales que el cuerpo obtiene al comer. Nuestro cuerpo utiliza las calorías que necesita y el resto las convierte en triglicéridos. Cuando el cuerpo necesita energía, libera los triglicéridos. Sin embargo, un alto nivel de este tipo de grasa puede aumentar el riesgo de enfermedades del corazón. 

El consumo diario de omega 3 contribuye a mantener los niveles normales de colesterol

Numerosos estudios científicos indican que los ácidos grasos omega 3 obtenidos del pescado o complementos alimenticios de aceite de pescado rico en ácido eicosapentanico (EPA) y en ácido docosahexaenoico (DHA) reducen significativamente los niveles de triglicéridos en sangre. También producen una 

elevación en los niveles de la lipoproteína de alta densidad (colesterol bueno). 

Complemento alimenticio

a base de Omega 3 Contribuye al normal funciona- miento del corazón.

Pesca sostenible