Thursday April 24th, 2014

Astenia y alergias primaverales.

 

A veces la llegada del buen tiempo tiene sus inconvenientes. La primavera suele traer buen tiempo con aumento de las temperaturas diurnas y más amplitud térmica diaria, incluso cambios bruscos en el mismo día. También más horas de sol que hacen que muchas plantas y árboles florezcan, aumentando considerablemente los niveles de polen en el aire.

Las nuevas condiciones de más horas de luz, de mayor temperatura, de cambios de presión atmosférica y de humedad obligan a nuestro cuerpo a adaptarse y hay personas más sensibles a las que el proceso de adaptación le provoca síntomas relacionados con el cansancio, bajo tono vital, tristeza, incluso dolor de cabeza y alteraciones en el apetito.

Muchas personas sufren estos síntomas en estas fechas, por eso es un momento adecuado para echar mano del botiquín natural y ayudarse de complementos nutricionales como la Jalea Real, el Polen, Propóleo o Ginseng. La raíz de Ginseng es el remedio de fitoterapia más adecuado para aumentar la resistencia al cansancio físico y mental.

Dentro de la gama de productos de El Naturalista puede encontrar jalea real en viales bebibles, tanto para adultos como para niños. Así como, cápsulas de jalea real con ginseng.

Asociados a la primavera y con la aparición del polen, se dan también las alergias respiratorias. La floración de muchas especies vegetales tiene lugar en estas fechas, así que desde febrero hasta el verano se van sucediendo las floraciones de cupresáceas, gramíneas, olivos, ect. Causando un aumento de granos de polen en suspensión en el aire.

Los síntomas de este tipo de alergia, conocida como rinitis alérgica o fiebre del heno, afectan a la vías respiratorias altas, los ojos y la conjuntiva. Suelen manifestarse  con congestión nasal, estornudos, secreción nasal acuosa, lagrimeo, picor ocular etc.

naturaler_el naturalista

La duración de estos síntomas suele ser corta, a veces solo unas horas y está directamente relacionada con la exposición al polen y con el nivel de concentración de este en el aire. El problema es que son recurrentes, aparecen, desaparecen o mejoran y vuelven a aparecer y a empeorar. Para no confundirlos con un resfriado conviene saber que rara vez causan dolor de garganta, tos y fiebre.

Plantas como el helenio, la eufrasia, el llantén, el romero o el tomillo se utilizan tradicionalmente para calmar los síntomas asociados a estos procesos alérgicos. Algunas aportan mucilagos protectores de las mucosas del aparato respiratorio, otras presentan propiedades antiinflamatorias y contribuyen a despejar las vías respiratorias.

naturaler

Naturaler es un producto de El Naturalista presentado en cápsulas que contiene algunas de estas plantas y que puede ser un adecuado complemento del tratamiento específico recomendado por su especialista. Y no produce somnolencia.