almendras
Monday November 26th, 2018

Los beneficios de los frutos secos

frutos_secos_el_naturalista

Año tras año no paramos de escuchar a nuestros mayores decir que los frutos secos son buenos para una cosa o para otra. Al final son buenos para todo. Y tenemos que decir que no les falta razón.

Los frutos secos son alimentos ricos en proteínas, fibra, minerales, vitaminas y con un elevado aporte de grasas insaturadas, lo que les conviertes en alimentos cardioprotectores. Por ello, son numerosos estudios los que avalan sus efectos beneficiosos para la salud.

Y esto es lo que nuestros mayores no nos especifican. Pero tranquilos, que ya estamos nosotros para contaros algo más sobre los frutos secos y todo lo que nos aportan.

Porque estamos en unas fechas en las que más consumimos este tipo de alimento. Parece que es llegar las Navidad y acordarnos de que existen. Pero son tantos sus beneficios que deberíamos de acostumbrarnos a comerlos más durante todo el año.

Por eso, os vamos a dar unas cuantas razones para que empecéis a hacerlo.

Se aconseja incorporar los frutos secos a la alimentación diaria de aquellas personas que realizan un esfuerzo intelectual o físico con un alto rendimiento o una actividad intensa. La comida mediterránea es una buena elección, ya que es una de las que más variedad y uso le da a estos productos es sus platos.

beneficios_de_los_frutos_secos_El_Naturalista

En cuanto a su contenido, la mitad son grasas saludables. Esto se debe a que son insaturadas, como los ácidos grasos oleicos y linoleicos y los ácidos grasos Omega 3. Que ayudan a nuestro colesterol, incrementando el bueno y ayudando a eliminar el malo, e intervienen en el control de los niveles de trigliceridos. Se estima que el consumo de un puñado de frutos secos al día reduce el riesgo cardiovascular.

Otro de sus beneficios, es que contiene antioxidantes, como la vitamina E y C, que son imprescindibles para combatir la acción de los radicales libres, que son las sustancias responsables de algunas enfermedades degenerativas.

Su contenido en vitaminas B, nos ayudan a aliviar la fatiga, el estrés o el sindrome premenstrual. Las avellanas y las nueces son los frutos secos que muestran un mayor contenido en ácido fólico, seguidos de los piñones, los pistachos y las almendras.

Además, su contenido mineral es superior al de otros alimentos ya que aportan al organismo magnesio, fósforo, potasio, calcio, hierro y oligoelementos, como el zinc y el selenio.

Un estudio –que publica el New England Journal of Medicine– muestra que comer almendras, nueces, anacardos, avellanas, piñones y pistachos muestra relaciones inversas significativas para las muertes por cáncer, enfermedades del corazón y respiratorias.

En comparación con los que no comen nueces, los individuos que consumían frutos secos (una onza o algo más de 28 gramos) entre siete o más veces por semana tenían una tasa de mortalidad un 20% menor y esta asociación fue dependiente de la dosis“, explica el autor principal, Ying Bao, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard (Estados Unidos).

Infórmate de mucho más a través de la web de biomanantial, donde podrás descubrir los beneficios de los distintos frutos secos por separados y de cómo aprovechar al máximo sus beneficios.

¡A comer frutos secos!