La llegada del otoño y el invierno es sinónimo de crisis capilar para muchas personas, y lo sabemos porque a nosotros también nos pasa. Muchas personas se preocupan e incluso se asustan en cuanto ven que en el desagüe de la ducha o en el cepillo del cabello quedan más pelos de los que debería haber. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que es normal cierta caída del pelo en estos meses -conocida como caída estacional-, especialmente del verano al otoño. Hay épocas del año en las que pelo se cae más que en otras y esta caída forma parte del proceso de renovación natural de nuestro pelo.

La Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV) recuerda que es “normal” que el cabello se caiga más en otoño, que en otras épocas del año, pero que, al mismo tiempo, nazca nuevo. Es decir, se “renueve” como “las hojas de los árboles o el pelo de los animales”. Sin necesidad de vitaminas ni medicamentos, entre el 12 % y el 15% se recambia constantemente, para renovar completamente la cabellera en cuatro años.

Así que si a ti también te está preocupando la caída del cabello ahora que se ha empezado a notar más el cambio de estación, no te preocupes, AEDV hace varias desmitificaciones de la caída de cabello:

1) La calvicie no ocurre por un desprendimiento súbito del cabello.

2) El fenómeno de la pérdida de cabello en otoño no es exclusivamente femenino: “lo único que ocurre es que el cabello largo se ve más cuando se cae”.

3) De nada vale cepillar el pelo con cuidado o evitar peinados tirantes en el caso de las mujeres, porque la raíz del pelo está a medio centímetro de profundidad por debajo de la piel y los cabellos que caen es porque están ya muertos.

4) Por arrancarse una cana, no salen más. Las canas, una vez que comienzan a salir, avanzan progresivamente.

También es importante saber que hay otras causas que ocasionan la caída de cabello además de los episodios de caída estacional, como por ejemplo el estrés, la herencia, después del embarazo o la falta de ciertas vitaminas o minerales,  como el hierro o el zinc. Por eso es muy importante seguir una dieta equilibrada que te garantice el aporte de todos los nutrientes que tu pelo necesita para estar sano.

Además, existen en las farmacias y en las parafarmacias complementos nutricionales que nos ayudan a fortalecer nuestro cabello por la falta de vitaminas o minerales. Desde El Naturalista puedes probar uno de nuestros productos para fortaleces el cabello y las uñas que viene presentado en una caja con 48 cápsulas y te recomendamos tomarlo durante un periodo de 3 meses.

También existen cuidados caseros que pueden ayudarte a retrasar la caída del cabello y nutrilo de forma natural.

– Masajear el cuero cabelludo antes de cada lavado con un poco de sal marina ayuda a activar la circulación.

– Cepillar el cabello detenidamente con peines de cerdas naturales.

– Enjuague de vinagre de manzana e infusión de salvia contra la caída del peloEl vinagre de manzana contiene azufre que es un mineral muy beneficioso para el cabello.

Estos son algunos de los remedios más naturales que te ayudarán a mejorar tu cabello, a tenerlo más sano y evitar la caída excesiva. Seguro que tú también conoces otros remedios naturales, ¿cuál es el tuyo?