El estreñimiento no es una enfermedad, es un síntoma con gran variedad de causas. Una de las causas que pueden provocar el estreñimiento es el cambio de ritmo de vida, alimentación, las prisas o el estrés o los cambios de estación. Con el calor y la proximidad del verano, muchas personas tienen más trabajo, comen en la oficina o con prisas y mal y esto también afecta.

Pero, ¿cuál es la frecuencia adecuada?

La respuesta es muy variada. El promedio es ir al baño diariamente o una vez cada varios días, pero cuando esta frecuencia es menor de 1 o 2 veces por semana, entonces ya podemos hablar de estreñimiento.

Causas más frecuentes del estreñimiento:

  1. Cambios de hábitos normales: viajes, cambios en dieta, etc.
  2. Ingesta de medicamentos: analgésicos, antidepresivos, antiparkinsonianos, antiácidos, sedantes, antihipertensivos o diuréticos, por ejemplo.
  3. llevar una dieta con poca fibra o poco líquido.
  4. Estilo de vida sedentario, hospitalización o reposo prolongado en cama.
  5. Abuso de laxantes.
  6. Anorexia o pérdida de peso.

El estreñimiento puede clasificarse en transitorio, crónico y secundario.

  1. Transitorio u ocasional: aparece como resultado de situaciones que alteran los hábitos cotidianos y revierte cuando se recupera el ritmo de vida habitual (cambios de dieta, viajes, etc).
  2. Crónico: Un hábito de largo tiempo. La persona cree que lo sufre “de toda la vida” (trastorno orgánico, tamaño del colon, trastorno del mecanismo de la defecación).
  3. Secundario: Aparece como síntoma de otra enfermedad (hemorroides, fisuras anales, diabetes, hipotiroidismo).

En general, el estreñimiento afecta más a las mujeres que a los hombres. Esto se debe por las circunstancias por las que pasa la mujer a lo largo de la vida, como el embarazo o el postparto, la falta de ejercicio u otro tipo de factores, las hacen el grupo más afectado por el estreñimiento.

Consejos para prevenir el estreñimiento:

  • Dieta rica en fibra vegetal: Se recomienda comer fruta y verdura unas cinco veces al día. La dieta pobre en fibra es la principal causa de estreñimiento en la población sana.
  • Ingesta abundante de líquidos, al menos 1,5 litros de agua al día.
  • llevar un horario de comidas, comiendo despacio y masticando bien.
  • No reprimir el deseo de ir al baño. Buscar la hora del día con más tranquilidad, procurando que sea en un determinado horario y lugar.
  • No forzar la defecación si no hay deseo.
  • Practicar ejercicio físico de forma regular.
  • Evitar los laxantes, utilizándolos como último recurso.

alimentos-con-fibra

La primera medida a adoptar para tratar este trastorno se basa en minimizar las causas que lo provocan. El empleo de laxantes puede ser útil en momentos muy puntuales (estreñimiento ocasional), pero no debería ser el tratamiento de elección, puesto que de esta manera no se está educando al intestino, sino que se provoca un vaciado de forma traumática que puede eliminar también la flora intestinal.

El kiwi es una fruta muy saludable y contiene fibra soluble e insoluble, así como una enzima denominada actinidia altamente digestiva. Tomado diariamente con el desayuno es excelente para combatir el estreñimiento y regular el tránsito intestinal de forma natural

Algunas plantas que ayudan a aliviar y prevenir el estreñimiento.

SenLinoLaxnatur