13 de abril de 2022

Catarros veraniegos

¿Qué es un catarro?

Según el diccionario de la Real Academia, catarro es un malestar físico, provocado generalmente por los cambios bruscos de temperatura, que se caracteriza por la inflamación de las membranas mucosas del aparato respiratorio con aumento de la secreción nasal y suele ir acompañado de tos, fiebre y dolores musculares. También se le conoce con el nombre de constipado o resfriado.

¿Por qué aparecen en verano?

Hay que reconocer que casi nadie piensa que, durante la época estival, se va a resfriar, pero existen condiciones que pueden disminuir las defensas del organismo y que podrían prevenirse:

1. El peligro del aire acondicionado 1 Las personas expuestas a aires acondicionados han sufrido problemas respiratorios, como resfriados, afonías o faringitis. Estos sistemas extraen humedad del aire, y pueden llegar a resecar el ambiente por debajo del 30%. Si esta situación se da de forma continuada, las mucosas de la nariz y otras vías aéreas se resecarán, haciéndolas más vulnerables a una infección. Además, si estos aparatos no están correctamente higienizados liberan partículas que provocan reacciones del sistema inmune que se manifiestan en inflamación de los pulmones por inhalación de agentes externos. En este caso, el “resfriado” no se produce por una infección, sino por la reacción inmunológica.

2. Cambios bruscos de temperatura 1 En ellos los aires acondicionados también tienen gran parte de la culpa. Diferencias de 10°C o más entre la temperatura exterior y la interior, pasando de calor a frío, hacen que se reduzcan las defensas pulmonares que funcionan de forma mecánica, volviéndonos más propensos a las infecciones.

3. Estrés 1 La llegada de las vacaciones implica cierres, entregas, viajes, etc. lo que genera situaciones estresantes que pueden disminuir nuestras defensas.

¿Cómo se manifiesta?

La incubación del resfriado puede ser de dos o tres días y su duración de una semana, con o sin tratamiento. Los síntomas de los resfriados de verano son los habituales:

– Sensación de fiebre (la temperatura corporal no suele superar los 37o).

– Sequedad de garganta.
– Tos.
– Mucosidad nasal.
– Heridas que se producen en el interior de la nariz.

¿Cómo podemos tratarlo?

El catarro es un proceso que se cura de manera espontánea en un plazo de tiempo que normalmente oscila entre 2 y 10 días.

Lo que si podemos hacer es prevenir. Algunos consejos:

– Aumentar el consumo de agua.

– No ingerir bebidas demasiado frías.

– Ventilar y humidificar el ambiente. El vapor de agua hace que las secrecio- nes sean más fluidas y así se despejen las fosas nasales,

– Lavarse las manos frecuentemente para eliminar los gérmenes,

– En el caso de los niños, enseñarles a no toser a la cara de los demás.

– No zambullirse en el agua de golpe y se lleva bastante tiempo al sol o se ha realizado un ejercicio intenso.

– Seguir una dieta equilibrada, con una buena proporción de frutas y verduras.

No existe un tratamiento curativo, pero si que podemos ayudar con los remedios disponibles a aliviar los síntomas e intentar acortar la duración de los mismos.

Los preparados a base de Plantas Medicinales pueden ayudarnos en esa tarea. Algunas de las plantas más conocidas por su eficacia son:

– El Eucalipto con propiedades expectorantes, balsámicas y antisépticas,
– El Tomillo con propiedades expectorantes y antisépticas,
– El Marrubio con propiedades balsámicas y expectorantes,
– La Menta con propiedades antisépticas y descongestionantes nasofaríngeas, n El Malvavisco con propiedades antiinflamatorias y expectorantes.