Todos sabemos que dormir bien es la clave para afrontar un día con energía y bien animados. Y es que un mal sueño puede llevarnos de cabeza todo el día, haciendo que nuestro rendimiento baje mucho.

Hoy  en día, llevamos un ritmo de vida que ha hecho que nos preocupemos menos de nuestro descanso, así como del tiempo y la forma de dormir a la que nuestro cuerpo se ha acostumbrado pero, ¿de verdad es la mejor forma de descansar?

10 BENEFICIOS DE DORMIR BIEN

1. Comemos mejor y menos. La falta de sueño nos hace comer más y así ganar peso.

2. Tomamos mejores decisiones. Dormir bien nos hace estás mejor y más capacitados para tomar decisiones importantes.

3. Mejora nuestro aspecto físico. Dormir bien es la mejor es la mejor solución de belleza que podemos tener. Nos vemos más guapos. Lo notamos nosotros y lo perciben los demás.

4. Aprendemos mejor. Lo que nos han dicho siempre es verdad. Cuando tenemos un examen, lo mejor para retener lo estudiado es dormir bien.

5. Fuera malos recuerdos. Dormir es una forma de reparar nuestra mente ya que durante el sueño se liberan sustancias químicas que ayudan a mitigar los malos recuerdos.

6. Somos más ordenados. Descansar bien nos permite estar más centrados y más organizados y así ser más efectivos. Y es que dormir mal nos provoca tendencias al desorden.

7. Nuestra vida sexual mejora. Es un afrodisíaco natural.

8. Discutimos menos. Ya que estamos menos irritados, todo lo contrario a cuando nos levantamos cansados.

9. Se fortalece nuestro sistema inmunitario.

10. Mejora nuestra capacidad de hacer ejercicio. Para hacer cualquier tipo de esfuerzo físico o deporte debemos estar bien físicamente y para eso debemos haber descansado lo suficiente.

Tranquivial

—————————————————————————————————-

¿ES NECESARIO DORMIR 8 HORAS?

Ahora, muchos os preguntaréis si para dormir bien es necesario dormir 8 horas y es lo habitual, pero no siempre ocurre así. Las horas necesarias de sueños puede variar de una persona a otra, algunos sólo necesitas 5 o 6 horas para descansar y otros 10. Pero el promedio de un adulto es de 8 u 8 horas y media.

Muchas veces nuestro ritmo de vida, la familia, el trabajo y demás obligaciones nos obligan a dormir menos, pero no podemos tomarlo como una costumbre.

Desde El Naturalista te recomendamos que analices y conozcas bien tus necesidad, además de llevar una organización, un punto importante para nuestra vida diaria y nuestro bienestar.