En el post anterior (aquí) acabamos hablando de la relación entre el deporte y la termogénesis, así como su importancia y los beneficios que aporta a la hora de perder peso y mejorar nuestra forma física.

Hoy os queremos hablar de algunos productos naturales con propiedades termogenéticas que favoreces los procesos metabólicos implicados en la producción de calor de nuestro cuerpo. Algunas de las más conocidas y utilizadas en dietética son la L-Carnitina, el citrus y el té verde.

La L-Carnitina es un aminoácido que se sintetiza fundamentalmente a nivel del hígado y riñones y participa como intermediario en muchas reacciones de nuestro metabolismo. Es indispensable para la correcta oxidación de los ácidos grasos. De esta manera, podemos decir que la L-carnitina actúa como un transportador de los ácidos grasos hacia el interior de la célula, de modo que ésta los pueda utilizarlos para obtener energía y mantenernos en buen estado.

Además, la L-carnitina favorece la movilización de los depósitos grasos para utilizarlos como fuente de energía. El empleo de este aminoácido, junto con el seguimiento de una dieta baja en calorías, puede favorecer la pérdida de peso.

Citrus es la corteza del naranjo amargo y la forma más utilizada es el extracto seco estandarizado en sinefrina. Esta es una amina activa que posee propiedades termogénicas y que actúa contra el exceso de peso. Este cítrico está compuesto por un mayor número de antioxidantes de los que se pueden encontrar en otro tipo de cítricos como el pomelo o la mandarina.

El té verde posee numerosas propiedades benéficas para nuestro cuerpo. Uno de sus componentes es un antioxidante que se conoce por sus siglas como EGCG que posee propiedades termogénicas por lo que ayuda a las personas que desean reducir de peso.

 

Desde El Naturalista te recordamos que perder peso no implica dejar de comer, sino llevar una alimentación sana, con 5 comidas al día y hacerlo de forma natural.