cena

Admitámoslo, en España comemos y cenamos muy tarde. Si alguien piensa en comer antes de las 15h o cenar antes de las 21h le llamamos loco, pero puede ser el más inteligente de todos. No solo vamos más tarde que el resto de países de Europa, sino que estamos dañando nuestra salud.

Algunos cardiólogos de la Dokuz Eylul University de Turquía han realizado un estudio que afirma que cenar más tarde de las 19h puede incrementar el riesgo de sufrir ataques al corazón. Esto teniendo en cuenta que seas una persona que se acuesta temprano, ya que una vez que tomamos la última comida del día, el cuerpo permanece alerta por al menos dos horas.

Esto hace que si cenamos tarde e inmediatamente nos vamos a dormir, la presión sanguínea podría no bajar de forma apropiada, incrementando de esta forma el riesgo para nuestro corazón.

Así que tenemos dos opciones: o cenar antes o irnos a la cama más tarde. Y todos sabemos que con los horarios que llevamos hoy en día, cualquiera de las dos es prácticamente imposible de llevar a cabo.

Lo ideal es cenar antes, ya que no perdemos horas de sueño y los alimentos se digieren correctamente ayudando a mantener una correcta presión sanguínea.
Porque la investigación deja ver que comer tarde genera hormonas como la adrenalina, alterando así el ritmo cardíaco.
La presión sanguínea debe caer un 10%, pero cerca del 25% de las personas que no dejan más de dos horas entre la cena y el sueño no experimentan esta bajada.

Así que si eres de los que a las 20h ya están preparando la cena, sigue haciéndolo. Y si no, empieza a plantearte el cambio, por el bien de tu corazón 😉