PELO

Sí, las famosas canas. Pero no, no nos referimos solo a eso.
Como la piel, el pelo envejece con los años. Los tintes, los cambios hormonales, el estrés, los cosméticos químicos, el sol, secadores, planchas… Todos estos factores hacen que, a partir de los 40, el cabello se debilite y pierda elasticidad y brillo.

Por eso nosotros siempre recomendamos usar el menor número de productos químicos y pasarnos a una línea de cuidado natural y orgánica, además de nutrir el cabello con vitaminas.

Si percibes alguno de estos síntomas, tendrás que prestarle más atención a tu melena:

Debilitamiento: el pelo aparece más fino y más débil, con cierta tendencia a la fragilidad, con puntas dobles y quebradizas.

Pérdida de volumen y densidad: el pelo pierde cuerpo, espesor y volumen.

Sequedad: aunque siempre hayas tenido el pelo graso, esto puede cambiar con los años, empieza por las puntas pero se va extendiendo a toda la melena.

Pérdida de brillo: el pelo se muestra más opaco y va perdiendo el color.

Incremento de la pérdida del cabello: con la edad es habitual, y no solo en los hombres, que el pelo se caiga más frecuentemente, además la velocidad de crecimiento disminuye.

¿Qué hacer ante estos síntomas?
Lo más importante, como decíamos antes, es tratarlo de la manera más natural posible. Y sobre todo empezar pronto. Un cabello bien cuidado desde joven será más sano en un futuro.

Grenetina
La grenetina es una proteína que se encuentra en el colágeno de huesos, pieles y cartílagos de algunos animales. Ayuda a fortalecer nuestro cabello y uñas, gracias a que contiene una buena cantidad de colágeno.

La mejor forma de fortalecer nuestro cabello con grenetina es agregar una bolsa pequeña de esta proteína en la botella de champú que utilicemos diariamente, agitarla hasta que todo quede bien mezclado y después usar el champú como lo hacemos normalmente.

Aceite de oliva
Si agregamos dos cucharaditas de aceite sobre el cabello seco antes de ducharnos, nos ayudará dando brillo y humectándolo. Podemos dejarlo actuar durante diez minutos con la cabeza tapada con un gorro de ducha y después lavar y aclarar normal.

Miel
Debido a su nutrientes, la miel fortalece y da cuerpo al cabello. Puedes agregar un poco de miel sobre tu cabello y esparcirla con un ligero masaje para que penetre profundamente.

Después de unos 15 o 20 minutos podemos retirarla con agua tibia o caliente, o lavarnos el pelo como lo haríamos normalmente.

Huevo
Es rico en vitaminas E y D, fundamentales para fortalecer tanto el cabello como las uñas. Y podemos conseguir estos beneficios consumiendo este producto, pero también aplicándolo directamente sobre el cabello.
Batimos un huevo crudo en un plato y lo aplicamos por todo el cuero cabelludo dando un ligero masaje con las yemas de los dedos. Lo dejamos actuar unos 15 minutos y lo enjuagamos con agua fría o tibia, pero nunca con agua caliente, y ayudándonos de champú para eliminar bien los restos de huevo.

¿Conocíais estos trucos?