PESO

Parece que estamos todo el año preparándonos para que cuando lleguen las Navidades podamos comer a gusto. Y entonces nos inflamos a comilonas, turrón, polvorones, alcohol… Y todo lo que teníamos ganado, lo perdemos.
Además, la bajada de las temperaturas y el menor número de horas de luz hacen que nos volvamos más sedentarios y más propensos a pequeñas depresiones que pueden derivar en atracones de comida.

El otro día os dábamos unas recetas para comer sano en Navidad, y hoy os contamos cómo mantenerse en un peso adecuado cuando llega esta época.

Desayuno
No te lo saltes, te ayudará a tener menos hambre al final del día.
Toma avena, pan integral, frutos secos, embutidos bajos en grasas, quesos frescos, aguacate, atún o salmón. Y si no te convence nada de esto, puedes tomar yogur o fruta.

No te imples
Tenemos tantas ganas de las cenas y comidas de Navidad que muchas veces nos servimos tres veces más de lo que podemos comer. Si nos pasa esto, podemos tomar una fruta o verdura antes. Esto hará que se nos calme ese apetito voraz de forma saludable con el aporte de fibra y agua, y nos ayudará a controlar las raciones que comamos después.

Evita el picoteo
O hazlo de la forma más sana posible: fruta, yogur, un café, un té, o bocadillitos integrales de fiambre y queso fresco.

Hidrátate bien
Al hacer menos calor, tenemos menos necesidad de beber agua, pero es importante que sigamos hidratándonos bien. Con las fiestas viene una mayor ingesta de alcohol y dulces, lo que puede perjudicar a nuestra piel y en general a nuestro organismo. Debemos contrarrestar estos efectos manteniéndonos hidratados en todo momento. Si no te entra el agua, hazte infusiones para empezar a crear el hábito de los líquidos.

Planifica las comidas
En Navidad solemos tener un menú, pero a veces el estilo de vida que llevamos hace que no tengamos ganas de cocinar o nos limitemos a comer comida basura o lo primero que pillemos en la nevera. Pero si tenemos un menú variado previsto, nos será más fácil hacer la compra y cocinar en el día a día. Además, así conseguiremos mantener una rutina que no desequilibre a nuestro intestino.

Incluye en las recetas navideñas alimentos de temporada
Ahora es época de boniato y calabaza, que asados son el perfecto acompañante del pescado. Y las acelgas, espinacas, puerros, zanahorias o apio pueden acompañar a legumbres o cocerlas para hacer un caldo.

Ya sabéis, disfrutad de las Navidades, pero con cabeza 😉