EQUINACEA

Lo hemos repetido por activa y por pasiva, los cambios de tiempo nos vuelven locos y juegan con nuestras defensas a su antojo. Nuestro sistema inmunológico se resiente y los resfriados se vuelven algo del día a día.

Tos, mocos, gargantas irritadas… El aparato respiratorio es uno de los más sensibles y las plantas medicinales pueden ejercer una acción beneficiosa sobre él y ayudarnos a prevenir los resfriados y catarros otoñales.

Una de las plantas naturales más beneficiosas en estos casos es la equinácea: fortalece el sistema inmune incrementando el número de células responsables de la respuesta del organismo a las infecciones, los glóbulos blancos o leucocitos. También estimula el proceso llamado fagocitosis, por el cual estás células destruyen a las sustancias extrañas o agentes infecciosos.

La equinácea se puede tomar en infusión o en comprimidos como acción preventiva antes de la temporada de resfriados o con los primeros síntomas para ayudar en el tratamiento.

Otras plantas que destacan por sus propiedades beneficiosas frente a estas enfermedades son:

Eucalipto: los preparados de la hoja de eucalipto tienen un papel importante en la terapia de los resfriados para aliviar los síntomas de las infecciones nasofaríngeas, dolor de garganta, congestión nasal, mucosidades, etc. El aceite esencial que contiene, llamado eucaliptol, tiene propiedades expectorantes, balsámicas, antisépticas y broncodilatadoras.

Marrubio: contiene compuestos que sobre todo se utilizan porque actúan fluidificando las secreciones bronquiales. El uso tradicional más extendido que se ha hecho de esta planta es para tratar enfermedades de las vías respiratorias.

Tomillo: Las hojas de tomillo se pueden utilizar para aliviar el dolor de garganta o cuando se tiene el pecho cargado. En general, se utiliza en infusión como antiséptico, aunque también se pueden hacer vahos e inhalaciones.

Desde El Naturalista os recomendamos que empecéis a preocuparos por los resfriados o los catarros antes de los primeros síntomas y fortalecer nuestras defensas de forma natural, con una buena alimentación y cuidados natural. Y recuerda, que siempre que tengas dudas, puedes acudir a tu farmacia más cercana y consultar a tu farmacéutico.