ENGORDAR

Un kilito por aquí, uno por allá, y de repente la ropa no te vale y las bromitas con tu barriga han llegado a su límite. Ganar años es sinónimo de ganar peso, incluso llevando una alimentación saludable.
El sedentarismo, factores sociales, desarreglos hormonales, medicamentos o cuestiones genéticas, todo influye.

Pero para no acabar frustrados, os ayudamos a conocer más en profundidad por qué ocurre esto.

Disminución de los niveles hormonales
El estrógeno, la progesterona, los andrógenos y la hormona de crecimiento resultan esenciales para mantener la masa muscular. Y con el tiempo disminuyen haciendo más difícil mantenerse en forma.
De hecho, esto empieza a ocurrir a los 30 hasta que a los 65 los niveles se encuentran por debajo de la normalidad en una persona joven, y cada década después de los 30 se pierde un 5% de masa muscular.

Falta de energía
Las hormonas tienen un papel importante en el desarrollo de la masa muscular, pero también es cierto que aunque esto no ocurriese nuestras energías para ponernos a hacer ejercicio son cada vez menores.

Esto hace que pasemos la mayor parte del día sentados o en inactividad, lo que favorece enfermedades degenerativas como la artrosis o la osteoporosis.

Mayor estrés e insomnio
Un aumento de las responsabilidades según crecemos hace que tengamos mayores niveles de estrés y ansiedad, lo que nos provoca déficit de sueño y daños en nuestro proceso digestivo.
Puede llevarnos a alimentarnos mal, dejar de comer, o comer en exceso haciendo que nuestro cuerpo no procese bien los nutrientes que necesitamos.

No existe una fórmula secreta para evitar hacerse mayor y todo lo que conlleva, pero la solución está en el sentido común. Llevar unos buenos hábitos alimentarios, mover el culo del sofá, intentar dormir bien y asumir que muchas veces, ya no estamos para algunos trotes…