DOPAMINA

La dopamina es uno de los neurotransmisores más importantes de nuestro sistema nervioso, fundamental para la percepción y procesamiento de nuestras emociones y sensaciones relacionadas con el bienestar, la motivación y la atención.

Y hoy en día, todos la buscamos desesperadamente entre sobreinformación, trabajo que no acaba nunca y miles de cosas que atender a un mismo tiempo, y todo para ya, ahora mismo, en este instante.
Vivimos en una fatiga continua y esto, junto a una mala alimentación llena de comidas rápidas e industrializadas, dejan mella en nuestro bienestar.

Pero, afortunadamente, la realidad en la que vivimos la podemos cambiar. Aunque pensemos que no, simples cambios en nuestra rutina pueden hacernos más felices.

Evitar comportamientos adictivos
A corto plazo, las adicciones liberan en nuestro cerebro reacciones de recompensa, lo que conlleva un aumento de la dopamina. Pero a la larga estas conductas impactan negativamente en los niveles y la efectividad de esta hormona.
Cuando hablamos de adicciones nos referimos a aquellas como el alcoholismo, la ludopatía, y sin irnos tan lejos, nuestra dependencia por las redes sociales y la búsqueda continua de aprobación en forma de likes.

Hacer listas y cumplir pequeñas tareas
Pero hay una forma de recompensa que no genera adicción y provoca un efecto positivo en nuestros niveles de dopamina: se trata de cumplir diariamente pequeños logros. Porque, si al final del día nos damos cuenta de que no hemos hecho nada de lo que teníamos pendiente, nuestra frustración aumenta. Pero siendo organizados nos daremos cuenta de que hemos realizado más tareas de las que pensábamos, aunque no sean las que teníamos pensadas hacer en ese día.

Hacer algo que nos apasione
Dedicarnos por entero a algo que nos guste, que nos motive, que mueva nuestra creatividad, entusiasmo e interés. Algo que sea solo nuestro, o que compartamos con alguien y que nos saque de la rutina.

Hacer ejercicio
Si, es lo que dice todo el mundo, pero es cierto. El ejercicio físico es una fuente inmediata de dopamina, y esto lo podemos ver cuando nos cuesta salir a correr o ir al gimnasio y cuando volvemos nos sentimos renovados. Aparte de la sensación de recompensa, a nivel fisiológico se producen reacciones mientras ejercitamos que liberan esta hormona y nos hacen sentirnos bien.

Incrementar nuestros niveles de tirosina
La tirosina es un aminoácido fundamental para la producción de dopamina. Se encuentra en alimentos como las almendras, los aguacates, el plátano, el chocolate, el café, el té verde o la sandía.

Escuchar música
La neurociencia ha demostrado que nuestro cerebro recibe la música con placer se transforma casi de inmediato en dopamina pura.

Desintoxicarnos
Y es que, si vamos en busca de la dopamina es porque nuestro bienestar se encuentra en peligro. Y en este caso lo mejor es desconectar y empezar de cero, hacer una desintoxicación de mente y cuerpo: alimentación, relaciones personales, trabajo, ejercicio…

Muchas veces lo más fácil para ser feliz es pararnos a observar nuestra vida.