Muchas veces nos echa para atrás la dificultad o no tenemos paciencia, pero en este post te vamos a demostrar que puedes tener tus propios alimentos en casa más fácil de lo que piensas.

Cada vez más gente decide plantar sus verduras y hortalizas, e incluso están de moda los huertos urbanos para dar un poco de aire en medio de la ciudad.
El auge de los huertos ecológicos está propiciando que mucha gente se interese por esta práctica y podamos encontrar cada vez más supermercados y alojamientos turísticos con comida ecológica.

Y es que la alimentación es la base de nuestra salud y tenemos que tener cuidado con lo que comemos. Así que nosotros os vamos a contar qué vegetales son los más fáciles de cultivar y sus beneficios a ver si os animamos y os ponéis a cultivar 😉

1. Tomates
Todos sabemos que no es lo mismo un tomate, tomate, de esos que nos traen del pueblo o compramos en el mercado; que los que tenemos en el día a día.
Y resulta que es muy fácil cultivarlos, tanto los normales como los cherry, ya que no requieren más atención de la normal y pueden crecer en maceta.

Los tomates tienen muchísimos nutrientes y antioxidantes, y puede prevenir enfermedades crónicas relacionadas con el corazón, la diabetes o el cáncer.

2. Zanahorias
Para asegurarnos de que nuestras zanahorias crezcan bien, debemos asegurarnos de mantener la humedad de la tierra, aunque una vez comienzan a crecer no hace falta regarlas tan a menudo.

Son ricas en vitamina A, antioxidantes y fibra. Es buena para la vista, favorece el bronceado, fortalece dientes y encías, y da energía cuando tenemos cansancio mental.
Además puede sembrarse durante todo el año.

3. Pimientos

Si nos encontramos en un lugar de clima no muy cálido, la mejor época para plantarlos es en primavera, ya que la planta puede morirse por el frío.
Las semillas deberán colocarse a una distancia de entre 40 y 50cm, en un terreno soleado y con riego constante.

Son ricos en nutrientes, fibra y vitaminas C y B6. Además contienen capsaicina, que produce efectos analgésicos.

4. Espinacas

Lo bueno de las espinacas es que pueden cultivarse en pequeños huertos o en maceteros, igual que el brócoli y las coles.
Es preferible que están en suelos ricos y húmedos, pero por lo general crece en cualquier tipo de suelo si tiene suficiente materia orgánica.
No necesita mucho sol y es un alimento con alto nivel nutritivo y antiinflamatorio. Tiene beneficios neurológicos y ayuda a regular la presión arterial y a mejorar el metabolismo.

5. Guisantes
Se cultivan principalmente en otoño, en climas frescos y en cualquier tipo de suelo. Aportan muchos minerales, fibra, hidratos de carbono, proteínas y vitamina A. Y nos ayudan a conciliar el sueño porque tienen un efecto tranquilizante beneficioso para el sistema nervioso.