piscina

Seguro que lo primero que piensas cuando te hablamos de la piscina no es el ejercicio. Pero, a pesar de la obvia connotación veraniega de descanso, vacaciones y relax; la piscina puede ser el mejor lugar donde quemar calorías.

Si bien muchos espacios deportivos incluyen la dinámica del aqua fitness o aquagym, tú mismo puedes incluirlo en tu rutina si tienes piscina en casa o una accesible cerca.

Al estar en el agua, pesamos menos y al capacidad de flotar hace que el cuerpo no se fuerce y evitemos sufrir lesiones. Además, las dinámicas en el agua siempre apetecen más por el componente lúdico y porque se pueden hacer en grupo o a tu aire.

Nosotros hemos recogido cinco ejercicios que contribuyen a quemar calorías y os vamos a explicar cómo ponerlos en práctica:

Correr dentro del agua
Pero sin moverse. Para este ejercicio hay que simular el movimiento que haríamos al correr, llevando las rodillas al pecho de forma alternada lo más rápido posible y sin moverse del sitio durante unos 30 segundos seguidos. Este ejercicio sirve de calentamiento a los demás.

Trote acuático
Este ejercicio puede realizarse en la parte que menos cubre, o en la que más si queremos añadir más intensidad. Se trata de hacer la simulación del trote durante un tiempo seguido, haciendo ligeras paradas, ya que puede resultar bastante agotador y si hemos elegido realizarlo flotando en la parte honda, podemos ahogarnos.

Tijera
Necesitaremos un churro de espuma para poder realizar este ejercicio, y colocaremos cada pierna a un lado del rollo en posición de tijera. Tenemos que mover los pies de atrás hacia delante y hacia los lados.
Si lo practicamos en la parte media de la piscina ejercitaremos las piernas, y si lo hacemos en la parte honda ejercitaremos también los brazos buscando el equilibrio.

Bicicleta
Para este ejercicio también necesitaremos el churro. Nos colocamos en la parte honda de la piscina y nos ponemos el flotador como si montásemos un caballo. Una vez colocados, movemos las piernas como si fuéramos en bicicleta.
Y si además añadimos un movimiento de brazada, ejercitaremos más.

El lazo
En este ejercicio usaremos el churro como si fuese una comba de saltar. Al flotar el churro deberemos controlar la fuerza y es importante que lo hagamos con nuestra respiración. Es un ejercicio fundamentalmente abdominal, por lo que tendremos que intentar que la fuerza salga de nuestros abdominales, inspirando cuando el churro pasa por encima de nuestra cabeza; y expirando contrayendo el abdomen cuando lo pasamos por debajo de las piernas saltando.

Pero recordad que si hacéis estos ejercicios en una piscina al aire libre, tenéis que protegeros del sol. En otro post os dábamos todas las claves para ello, pero si queréis salir de la piscina bien ejercitados y sin parecer cangrejos, tendréis que usar protección solar. Nosotros os recomendamos nuestra CREMA Facial Solar SPF 50, porque la cara es lo que más asoma mientras hacemos lo ejercicios y una parte muy sensible de nuestro cuerpo.

Facial-Solarweb

Y para mantener un bronceado bonito en el resto del cuerpo y estar protegidos, las cápsulas Bronceanatur, que son una fotoprotección oral que refuerza la protección de la piel por vía tópica, preparándola e hidratándola para el sol. Lo idóneo es comenzar a tomarlo entre 20 y 30 días antes de la exposición.

bronceanatur

¿Qué os parece? ¿Lo ponemos en práctica?