03 de junio de 2016

Caminar te ayuda a pensar

Si queremos pensar mejor, la solución es salir a caminar. En esos días donde tenemos problemas y no encontramos la solución o no sabemos qué hacer, lo mejor es salir a caminar y tomar el aire. Nos ayuda a despejar la mente y pensar claramente, pero son muchos más los beneficios que encontraremos en esta buena práctica.

Caminar aumenta el flujo de sangre en los músculos aumentando nuestro ritmo cardíaco, y oxigenamos el cerebro promoviendo nuevas conexiones cerebrales. Además, mejora el estado de ánimo haciéndonos sentir más felices y activos. Grandes científicos, filósofos y escritores tenían la costumbre de caminar todos los días como disciplina creativa: el poeta Wallace Stevens se inspiraba mientras daba largos paseos.

Por supuesto, no es lo mismo caminar en contacto con la naturaleza que en un entorno urbano; pero si estás en tu habitación o en la oficina, con solo levantarte de la silla y moverte de un lado a otro, caminar por el pasillo o subir al piso de arriba pensarás mejor. El cerebro reacciona diferente en cada entorno, pero de todas maneras caminar es la mejor ayuda para tu mejorar tu inspiración y creatividad.

Vivimos en un mundo con un ritmo de vida muy acelerado, el estrés, las nuevas tecnologías, el trabajo, el tráfico, la familia, los niños… hacen que estemos todo el día corriendo de un lado para otro sin tener tiempo para nosotros y para aclarar nuestras ideas y prioridades. Es aconsejable establecer ese tiempo para encontrarnos con nosotros mismos y establecer esa rutina diaria de caminar.

Los expertos aconsejan hacerlo mínimo 30 minutos al día y a primera hora de la mañana, o a última hora del día. Sobre todo ahora que empieza el buen tiempo, debemos evitar las horas en las que el sol tiene más fuerza y aprovechar los momentos más fresquitos.

¿Os animáis?