Hoy en día, un porcentaje muy alto de los adultos sufren molestias en las piernas, ya sean hombres o mujeres, aunque ocurre más a menudo en mujeres, debido a problemas hormonales causados por la menstruación, la menopausia y otros factores.

La falta de ejercicio, la alimentación poco saludable, el estilo de vida sedentario, la obesidad, factores hereditarios y los períodos de cambios hormonales en las mujeres, son las razones más frecuentes para que este síntoma aparezca, ya que todas tienen un impacto directo sobre la circulación de la sangre y otras partes de la fisiología que pueden causar cansancio en las piernas.

También por razón de las condiciones del trabajo se puede sufrir los síntomas de piernas cansadas. Así lo sufren personas que por su profesión tienen que permanecer casi todo el día de pie o bien en ambientes más calurosos de lo normal, caso de obradores o cocinas de restaurantes.

Para combatir los síntomas de piernas cansadas se debe cambiar el estilo de vida en la medida de lo posible. Los dos aspectos básicos del estilo de vida sobre los que se puede actuar son: reducción de los hábitos sedentarios, eliminación de alimentos poco saludables e incorporación de los saludables a nuestra dieta habitual.

Algunos de los ejercicios físicos que podemos poner en práctica para reducir el sedentarismo son tan sencillos como: caminar, nadar, practicar el baile, montar en bicicleta, etc.

Por otro lado debemos tener en cuenta que existen un buen número de plantas medicinales que están recomendadas para la prevención y el tratamiento de trastornos circulatorios venosos y los síntomas asociados a piernas cansadas. Algunas de las más reconocidas son por ejemplo: hojas de vid roja, hojas de hamamelis, raíces de rusco, flores de vara de oro o castaño de indias.

Estas plantas medicinales las podemos encontrar en preparados de fitoterapia presentados en cápsulas para tomar por vial oral y también en forma de gel frío para poder aplicar sobre las piernas.

En su conjunto estas plantas aportan sustancias tonificantes para las venas y los capilares que favorecen su correcto funcionamiento. Algunas de sus propiedades son:

  • Aumentar la firmeza de las venas
  • Ayudar a reducir la inflamación
  • Aumentar la resistencia de los capilares
  • Disminuir la permeabilidad y el edema asociado
  • Depurar y aumentar el volumen de orina

Autocuidados exprés para piernas cansadas

Además, existen una serie de autocuidados sencillos que podemos practicar para ayudarnos cuando persiste la sensación de pesadez en las piernas:

  • Duchas alternas de agua caliente (máximo de 35ºC) y fría, desde los pies y tobillos hasta los muslos.
  • Masajes desde el tobillo hasta la rodilla, con las piernas elevadas y aplicándote VeNatur Gel.
  • Poner las piernas en alto y realizar movimientos como si se estuviera caminando.
  • Paseos cortos y frecuentes.