El cabello, la piel y las uñas se hallan en constante renovación, la primavera y el otoño son tiempo de renovación y cambio para la mayoría de los seres vivos y el ser humano también se ve afectado.

En esta época el cabello se cae a un ritmo más acelerado que el resto del año y necesita ser sustituido al mismo ritmo. Aunque los cabellos perdidos no se vuelven a recuperar, podemos impedir que el cabello siga cayendo y ralentizar el proceso de pérdida de masa capilar, por eso es una época en la que debemos actuar.

¿Qué puedes hacer para ralentizar la pérdida del cabello?

  1. Evitar el estrés: Los estudios demuestras que el estrés produce la caída del cabello, por ello la importancia de evitar las tensiones emocionales sobre todo en personas que sufren pérdidas del cabello.
  2. Evitar una alimentación desequilibrada: Es importante tener en cuenta que cualquier déficit vitamínico, mineral o proteico puede ocasionar debilidad, fragilidad y caída del cabello. Una deficiencia en hierro, incluso sin llegar a padecer anemia, puede deteriorarlo y provocar su caída. También es fundamental mantener un buen aporte de proteínas de alta calidad biológica: huevos, leche, queso o pescado son algunas de las opciones. Sin olvidar las grasas de origen vegetal (frutos secos y aceites de oliva) que evitan tener el cabello seco y quebradizo.
  3. Mantener sano el cuero cabelludo: Para conseguirlo podemos realizar exfoliaciones periódicas con productos adecuados para ello que nos permitan favorecer el proceso de regeneración de la piel de la cabeza y eliminar el sebo, escamas y prevenir picor y caspa. Otra forma es aplicar masajes suaves y periódicos, sin mucha fricción, favorecen la circulación sanguínea, se puede aplicar con las yemas de los dedos o con un cepillo de cerdas naturales. Utilizar un champú con pH en torno a 5 para respetar el ph natural del cuero cabelludo.
  4. Reforzar tu organismo con complementos alimenticios específicos para el cabello: Estos complementos deben llevar nutrientes imprescindibles para el normal crecimiento del cabello como son aminoácidos azufrados (metionina, cistina), minerales como hierro y zinc, vitaminas tipo B y A. Los aminoácidos azufrados y la taurina forman parte de la queratina, componente principal del cabello. Estos aminoácidos necesitan zinc y vitamia B6 para su metabolismo.

cabellos-y-unas

Truco para un cabello más sano: Después de lavarse el cabello y antes de que esté completamente seco, ponerse unas gotas de aceite de argán en las palmas de las manos y extenderlo uniformemente por todo el cabello.
No te olvides de las uñas: las uñas están compuestas principalmente por queratina, igual que los cabellos, y el origen de su formación son células de los dedos de las manos y los pies. Su crecimiento varía con la edad y la genética individual, por término media se habla de medio milímetro cada semana. Uno de los problemas más frecuentes es la aparición de manchas blancas por deficiencia de zinc en la dieta habitual. El déficit de otros nutrientes necesarios para su formación y crecimiento provoca a la larga mayor fragilidad y debilidad en las uñas.

Desde El Naturalista os recomendamos que cuidéis vuestra piel, cabello y uñas durante todo el año, teniendo en cuenta que los meses de primavera y otoño son los más bruscos para nuestro cuidado y debemos actuar cuanto antes. Para muchas personas puede parecer que no es tan importe cuidar estas partes del cuerpo, pero con el tiempo las consecuencias de una dejadez son evidentes y acaban afectándonos. Recuerda consultar siempre con tu farmacéutico cualquier duda o consulta que necesites, ellos son profesionales que pueden ayudarte y aconsejarte en tus cuidados.