Los cereales son un alimento que siempre se han constituido como la base de la alimentación en muchos pueblos y culturas del mundo, gracias a su facilidad de cultivo, preparación y sus principales propiedades nutricionales, que aportan nutrientes esenciales para nuestra dieta diaria.

Los beneficios de los cereales en general son muchos y muy variados:

  • Ricos en vitaminas y minerales.
  • Aportan energía.
  • Bajos en grasas. Por lo que son ideales dentro de una dieta equilibrada y también en dietas de pérdida de peso.
  • Ayudan a equilibrar el nivel de azúcar en la sangre.
  • Gracias a su contenido en fibra ayudan a combatir el estreñimiento.
  • Mejoran el estado general de la piel, uñas y cabello.
  • Útiles en el tratamiento de diferentes trastornos digestivos y estomacales.
  • Son ricos en fibra, agua y carbohidratos, con alto contenido en vitaminas y minerales.

Y uno de los cereales más conocidos y que tiene más beneficios a la hora de incluirlo en una dieta sana y equilibrada, es el germen de trigo.

GERMEN DE TRIGO

Es la parte más nutritiva del grano del trigo, que se utiliza como un complemento idóneo para mantener el equilibrio nutricional. Puede tomarse con los cereales del desayuno, espolvorearlo en la ensalada, con zumos, combinado con yogur y frutas, etc.

germen-de-trigo

Está recomendado para combatir los síntomas del cansancio intelectual, ayuda en trastornos digestivos, previene la acumulación de colesterol en las arterias por su contenido en fosfolípidos. También es un aliado para la belleza del cabello, uñas y piel.

El germen de trigo gracias a su alto porcentaje en proteínas e hidratos de carbono lo convierten en un complemente magnífico para el organismo desde la edad infantil a la ancianidad. Y además, es ideal en embarazadas, lactancia, crecimiento y estados de post-operatorio.