Consejo: Practica la meditación hasta que te caiga la babilla.

Llega agosto, el mes donde la mayoría de nosotros nos tomamos unas vacaciones para descansar mientras nos llega la depresión post vacacional. Como éste va a ser el último post en unas semanitas, hemos pensado que estaría bien despedirnos con unos cuantos consejos para que, si tú también estás de vacaciones, las aproveches de forma natural y vuelvas en septiembre con  la energía a tope.

Son muy fáciles de seguir, 100% naturales y su eficacia está más que demostrada:

Pierde peso: para hacerlo, lo mejor es quitarte de encima todo lo que te sobra. Preocupaciones, disgustos, problemas que llevas arrastrando durante el año y todo aquello que no vayas a poder solucionar ahora. Déjalo en casa, en el atasco o donde quieras, pero no te lo lleves de vacaciones porque te lo volverás a traer contigo de vuelta.

Desconecta: el móvil, la tablet, el portátil y todo lo que se enchufe y te obligue a estar más pendiente de otras cosas que no sea descansar. No pasa nada si no ves el último vídeo de youtube, si no te enteras de cuál es el último meme de Julio Iglesias que te mandan por whattsapp o si no compartes en tu muro lo que estás haciendo ahora mismo. De verdad, que no, que no pasa nada. Que hace unos años vivíamos sin las redes sociales y vivíamos igual. O mejor. Cuando vuelvas seguirás teniendo tantos amigos como antes. O más.

Enamórate: igual piensas que ya lo estás, pero ¿sabes que durante las vacaciones de verano es cuando mayor número de parejas decide separarse? La razón suele ser que como estáis obligados a convivir durante más horas y a hacer cosas juntos, es entonces cuando descubres cómo ha cambiado, que ya no es lo que era, etc. Bueno, pues cúrratelo, que tienes tiempo. Vuelve a enamorar a tu pareja, ten detalles, dedícale el tiempo que se merece y recuerda que los amores de verano son los más chulos.

Juega: esas cosas pequeñas y revoltosas que saltan por la arena de la playa y a las que solías ver a la hora de la cena son tus hijos. Y aunque tienen energía de sobra para correr solos durante todo el día, necesitan atención. Y que jueguen con ellos. Y lo mejor de todo es que tú también lo necesitas. Al principio puede que pienses que cansa, pero en cuanto te estés un ratito construyendo castillos y saltando olas verás como quien se carga de energía eres tú.

Busca remedios naturales para combatir el calor: y de todos ellos,  ¿sabes cuál es el mejor? Exacto, la sombra. La de una higuera, un algarrobo o una pinada. Elige la tuya y echa unas horas al día refrescándote con un buen libro (mucho mejor que un periódico, y más con la que está cayendo) y un zumito de fruta natural. Habrá quien prefiera el aire acondicionado, pero todos sabemos que donde esté una buena sombra, que se quite la tecnología.

Haz deporte: te proponemos este ejercicio, a ver qué te parece: intenta dedicarte al menos una hora al día solo para ti, sin que nadie te moleste. ¿Cómo hacerlo? Pues por ejemplo, levantándote temprano y viendo cómo amanece mientras das un paseo por la playa o por la montaña. Y si no eres de los de mucho madrugar, puedes hacerlo durante la puesta de sol, pero ahí habrá más gente. Ah, y recuerda, el sol sale y se pone todos los días y en todos sitios. Si no le haces una foto y la subes a la red social no pasa nada. Quédatelo para ti, que lo disfrutarás más.

Ejercita tu memoria: las vacaciones son la mejor época para volver al pueblo de tu infancia a pasar unos días. Y allí te encontrarás con gente que hace mucho tiempo que no ves. No hay nada mejor que la memoria que sentarte un ratito con ellos, preguntarles qué tal les va, que te cuenten cosas y que escuchen las tuyas. Verás como recuerdas lo bien que lo pasabas. Y verás qué bien lo pasas haciéndolo.

Cuídate:  llevas todo el año a dieta, yendo al gimnasio, saliendo a correr, controlando lo que tomas, lo que no, durmiendo 8 horas exactas, guardando la postura correcta al sentarte… bueno, tú, descansa. Prueba ese plato que te apetece, túmbate en la hamaca con un gintonic, haz la siesta, trasnocha… mientras no te pases todas las vacaciones haciéndolo, no te pasará nada malo. De hecho, para eso están.

Pásalo muy bien y disfrútalas, que te las has ganado.

Nos vemos en unos días.