En_verano_no_olvides_cuidar_tus_ojos

Calor, helados, terrazas, chiringuitos… Efectivamente, ya estamos en verano, y algunos ya están disfrutando de sus vacaciones. Otros, en cambio, todavía están trabajando y esperando fervientemente a que llegue el día para empezar a hacerlas. En nuestro país o en el extranjero. En la playa o en la montaña… Tanto da cuál sea nuestra destinación, lo importante es tener presente que nuestra salud no se toma vacaciones, así que hoy queremos recordaros la importancia de cuidar adecuadamente nuestros ojos.

 

En_verano_no_olvides_cuidar_tus_ojos

En verano, cuida tus ojos con El Naturalista

El sol no únicamente daña nuestra piel

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que más de tres millones de personas cada año quedan ciegas por causa de un exceso de radiación solar. Una cifra verdaderamente increíble, ¿verdad? Da mucho que pensar, aunque la verdad es que estamos tan acostumbrados a asociar al sol con la piel, que no prestamos la suficiente atención a los efectos que sus rayos pueden tener en nuestros ojos.

En verano, al estar tanto tiempo al aire libre, los rayos ultravioletas (la radiación UV) pueden resultar sumamente dañinos para nuestros ojos. Tanto es así, que una exposición directa a la luz solar puede causar sequedad ocular, irritaciones diversas y quemaduras en la córnea, llegando a causar cataratas, tumoraciones conjuntivales o, incluso, la ceguera permanente. Y por supuesto, como siempre los ojos de los bebés y los más pequeños de la casa son los más vulnerables.

Desde el Blog del Naturalista te ofrecemos unos consejos sencillos, pero tremendamente útiles para proteger tus ojos y los de los que más quieres:

– Aunque resulte tan evidente que cae por su propio peso, recuerda que bajo ninguna circunstancia hay que mirar directamente al sol: ni aunque el día sea nublado, ni aunque estés llevando gafas de sol.

Atención con las cremas protectoras para la piel. Muchas veces, sobre todo con las prisas, al aplicárnosla en la cara una parte de dichas cremas entran en contacto con los ojos. Y dependiendo de la composición de la crema los efectos pueden ser realmente serios.

Las lentes de contacto, bien guardadas mientras tomamos el sol. De todas maneras, aunque las lentes que llevemos posean filtro para rayos UV, hay que tomar el sol con los ojos cerrados.

– No compres tus gafas de sol a la ligera. Asegúrate de que estén homologadas y de que bloquean el 100% de los rayos UV.

 

Las piscinas, lugares a tener controlados

Las piscinas son lugares normalmente asociados a la diversión. Y, además, en la mayoría de los casos son lugares que consideramos “un entorno protegido”: con o sin socorrista, se tratan de espacio de limitadas dimensiones, así que es más fácil tener vigilados a nuestros hijos. Sin embargo, la composición del agua de las piscinas no resulta el más apto para nuestros ojos.

Cloro, bromo, ácido cianúrico… Éstos son únicamente algunos de los elementos químicos con los que se trata el agua de las piscinas. Y su efecto sobre los ojos es sobradamente conocido. ¿Quién no ha experimentado picor de ojos y una visión defectuosa después de permanecer un rato en una piscina? Asimismo, es importante mencionar que la irritación causada por el cloro, por ejemplo, hará que tus ojos sean más sensibles a los rayos del sol. No está de más recordar, pues, que las infecciones oculares suelen aumentar hasta un 20% en verano.

Para proteger tus ojos apropiadamente, aquí te ofrecemos de nuevos unos pocos pero valiosos consejos cuando vayas a la piscina:

– Te recomendamos el uso de gafas protectoras: de esta manera evitarás que tus ojos entren en contacto con el cloro y otros agentes químicos.

– Si la piscina es cubierta, cuidado con permanecer demasiado tiempo en ella. ¿La razón? El aire en el que te encuentras contiene una concentración elevada de vapores químicos.

Evita meterte en el agua con las lentes de contacto puestas. Tus ojos se verían expuestos a una gran cantidad de bacterias y microorganismos perjudiciales.

– Al salir de la piscina, recuerda tomar siempre que puedas una buena ducha con agua y jabón. De esta manera evitarás que tanto tus ojos como tu piel sufran irritaciones a causa de los componentes químicos del agua.

Sin embargo, si a pesar de tomar precauciones, este verano tú o algún miembro de tu familia sufre de alguna irritación ocular, te recomendamos Oftalmax. Compuesto por Aciano, eufrasia, meliloto, llantén y saúco, Oftalmax te ofrece todo el poder de sus propiedades antibióticas, emolientes, demulcentes y antiinflamatorias. Con estas cinco plantas medicinales incluidas en sus bolsitas de infusión, puedes tener la seguridad de que Oftalmax combatirá eficazmente las afecciones, irritaciones y congestiones oculares. Disfruta del verano con todas las garantías.

Cuida_tus_ojos_con_Oftalmax_El_Naturalista

Cuida tus ojos con Oftalmax. El Naturalista