desayuno

Algunos lo hacen porque se levantan ya con prisas, otros porque prefieren dedicar ese ratito a dormir un poco más, otros porque piensan que es una buena opción para perder un poco de peso, la cuestión es que hay mucha gente que decide comenzar el día saltándose el desayuno o tomando cualquier cosa. Y eso, amigo, es un error que acabarás pagando a lo largo del día. Los expertos coinciden: el desayuno es la comida más importante de la jornada. Te ayuda a afrontarla mejor, con más optimismo, más vitalidad y más ganas.

Pero no es lo único. Si crees que es una buena opción para perder peso, estás equivocado. Es más, el efecto puede ser totalmente contrario, porque tu cerebro notará esa falta de energía y te llevará a ir picando cualquier cosa, sobre todo alimentos ricos en calorías. Y ya sabes dónde van a ir a parar esas calorías, ¿no?

Bien, ahora que ya te hemos convencido de lo importante que es el desayuno, nos gustaría compartir contigo algunos consejos que te ayudarán a elegir la mejor forma de empezar el día.

Lo primero, un vaso de agua. Ten en cuenta que tu cerebro ha estado sin ella durante toda la noche y necesitamos hidratarlo. Ya sabes que debes beber como mínimo dos litros diarios, así que empieza bien prontito y verás qué bien.

El té, mejor que el café. Sí, ya sabemos que a todos nos cuesta despertar y que una dosis de estimulante siempre viene bien. Pero puestos a elegir, los expertos recomiendan el té porque su efecto dura mucho más ya que el cuerpo tarda más en asimilarlo.

Dicen que es mejor el té verde. Nosotros también lo decimos, aunque tenemos que reconocer que no somos muy objetivos, ya que en nuestra shop online tenemos té verde y no café ; )

Pero haz caso a los expertos, que saben lo  que dicen.

te verde

Fruta, mejor que dulces. Y si lo acompañas de unos cereales, pues ya mejor que mejor. La avena y el muesli son perfectos para acompañar a tu vaso de leche (desnatada mejor). Y una tostada de pan con un poquito de aceite de oliva y algo de queso fresco o un yogur te irán muy bien y te aportarán las proteínas que necesitas. Si puedes, evita la bollería. Puedes darte el capricho un día a la semana, pero no es nada recomendable tomarla de forma continuada.

Y en un par de horitas, mete más gasolina. No esperes a la hora de la comida porque llegarás sin fuerzas y con más hambre. Te recomendamos un sandwich con pavo o atún. Y que te alejes de las barritas de cereales y demás productos milagrosos. Sus anuncios son muy chulos, pero sus efectos no tanto.

Ya sabes, si quieres comerte el día, empiézalo desayunando. Tendrás la energía que necesitas y tu cuerpo te lo agradecerá. De todos modos, si notas que necesitas un aporte extra, hay soluciones naturales que te ayudarán. Por ejemplo, la jalea real. En la shop online de El Naturalista tienes diferentes productos con jalea real para que elijas el que mejor se adapta a ti. Si quieres más información, haz clic aquí.

jalea real

¡¡Feliz día!!

(vía)