20 de mayo de 2013

¿Salimos a correr?

running

No hay más que dar un paseo por los parques y calles de nuestras ciudades: correr está de moda. Y más ahora que ya hace buen tiempo y hay más horas de luz. Gente de todas las edades ha decidido ponerse en forma, cuidarse un poquito y salir a echar unos kilómetros, bien sea en solitario o bien en las más que numerosas carreras populares.

¿Por qué nos hemos puesto a correr de repente?

Bueno, estaría bien aclarar que esto de correr no se ha inventado ahora y es algo que el ser humano hace desde el principio de los tiempos. Entonces era más bien por una cuestión de supervivencia y ahora lo hacemos por mantenernos en forma, por tonificar los músculos, por regular el nivel de stress, para mejorar nuestra coordinación, para eliminar toxinas… Bien pensado, quizás siga siendo una cuestión de supervivencia, ¿no os parece?

La cuestión es que correr es uno de los principales ejercicios aeróbicos que podemos hacer y que además de los puramente físicos, hay otros motivos que nos han hecho decantarnos por éste ejercicio antes que otros:

– Es barato. Al menos al principio, que sólo necesitas unas zapatillas y unos pantalones cortos. Luego cuando te pones llegas a la conclusión de que es im-pres-cin-di-ble salir con la mejor camiseta técnica, con un pulsómetro que te mide hasta cómo te crece el pelo mientras corres, unos calcetines milagrosos que te hacen circular la sangre, etc. Pero vamos, que salir a correr, lo que es propiamente el ejercicio, es gratis. Luego ya depende de cuánto te quieras liar.

– Necesitas poco tiempo. A diferencia de ir en bici, por ejemplo, es algo que puedes hacer en menos de una hora. Encontrar un ratito libre al cabo del día para echar una carrera es relativamente sencillo. Y si resulta que viendo tu agenda te das cuenta de que es imposible encontrar el hueco, entonces tienes un problema con tu agenda. Y necesitas salir a correr.

– Es muy beneficioso. Pierdes peso, te sientes mejor, te oxigenas, ganas en capacidad pulmonar, te relajas, luces mejor cuerpo, te olvidas de los problemas por un rato…

– Todos sabemos hacerlo. No necesitas saber de tácticas, ni tener un cuerpo especial, ni nada. Es tan fácil como saberte abrochar las zapatillas y echarte a la calle.

¿Te hemos convencido de lo bueno que es? Bien, pues a pesar de que en la línea anterior te decimos que todos sabemos hacerlo, también es verdad que hay algunos consejos que creemos que te pueden venir muy bien antes de lanzarte.

1) Calma, que no se conquistó Zamora en una hora. Ni tienes la obligación de ganar la próxima maratón. Empieza poco a poco, sal andando incluso durante unos días o en bici. Empieza con turnos de media horita, por ejemplo y luego alterna las carreras con ratos andando. Pero en serio, con calma, que se te vaya acostumbrando el cuerpo y el corazón. Y los músculos. Esto debe ser algo progresivo, si no pararás de golpe cuando te vengan las lesiones.

2) Utiliza un calzado adecuado. No estamos hablando de que te compres las mejores zapatillas del mercado, pero tampoco es cuestión de salir con mocasines. Nuestro consejo es que te dejes aconsejar por profesionales y que compres un calzado ligero y cómodo.

3) Oblígate. Eso de salir a correr 4 días seguidos y luego dejarlo hasta dentro de dos meses no es muy saludable que digamos. Hay formas de hacerlo más agradable, como ir variando las rutas o ponerte música que te acompañe. O busca a amigos con los que salir para que te quiten las excusas. El sofá seguirá estando ahí cuando vuelvas, de verdad.

4) Protégete. La garganta y las manos suelen pasarlo mal en invierno, así que es bueno que te pongas algo de ropa para salvaguardarlas del frío. Pero no te pases porque a los 5 minutos te darás cuenta de que empiezan a sobrar todos esos complementos que te has puesto.

5) Estira. Antes y después. Es muy importante, porque tus músculos lo necesitan. Es vital para evitar lesiones y es uno de los principales errores de los corredores novatos. Aunque sean suaves, dedica unos minutos a hacer los ejercicios de estiramiento.

6) Sigue una dieta saludable. Otro de los errores más comunes entre los que corren para perder peso es comer menos. Nuestro cuerpo necesita alimentarse bien y más si le estamos obligando a un esfuerzo. Otro buen consejo es que no salgas a correr hasta dos horas después de comer.

7) Hidrátate. El agua es fundamental. Si lo recomendable es beber dos litros de agua al día, los días que salgas a correr estaría genial que aún bebieras un poco más.

8) Hazlo siempre a la misma hora. Más que nada por lo que hablábamos de crear el hábito y que se convierta en una necesidad. Verás como en unos días, cuando no vayas notarás que te falta algo y necesitarás salir a correr.

9) Pásalo bien. De eso se trata. Hay cientos de aplicaciones que te permiten analizar tus progresos, marcarte nuevas metas, comprobar si cumples tus objetivos, etc. Con cualquiera de ellos puedes ir motivándote y animándote para seguir mejorando. Y si ni aún así lo disfrutas, pues quizás es un buen momento para buscar otro hobby, ¿no te parece?

Volviendo al tema de la alimentación, en El Naturalista tenemos algunos productos que pueden ser usados como complemento para tus sesiones de running. Te recomendamos dos de ellos:

Citrux Complex: contiene L-Carnitina, que a través de la termogénesis transforma la grasa en energía. Muy utilizado por los deportistas. (ver más)

Cartílago de Tiburón: Refuerza las articulaciones, preventivo y antiinflamatorio. (ver más)

Y ahora, sal ahí fuera y demuestra lo que vales. ¡¡Hop, hop, hop!!

Citrus Complex

Citrus Complex, transforma la grasa en energía.

Cartílago de tiburón, un antiinflamatorio que refuerza tus articulaciones.

Cartílago de tiburón, un antiinflamatorio que refuerza tus articulaciones.

Vía: Cosas de Salud.