cómo cuidar tus piernas
22 de abril de 2013

¿Cómo cuidar tus piernas?

cómo cuidar tus piernas

Los problemas circulatorios se presentan cuando hay flujo de sangre limitado a als piernas, manos, corazón y al resto del cuerpo. Así, los vasos sanguíneos se bloquean endureciéndose las paredes de las arterias y las venas, limitando el flujo sanguíneo. Las consecuencias más conocidas en nuestro cuerpo son las varices, piernas cansadas, hemorroides, edema en piernas…

Piernas Cansadas.

Pesadez y dolor de piernas, hinchazón en los tobillos, cansancio. Estos síntomas se suelen relacionar con el exceso de peso y con las mujeres, pero no siempre es así. Tanto hombres como mujeres padecen de “piernas cansadas”, debido principalmente a problemas circulatorios. Estos síntomas se agravan con el calor y con el exceso de peso, la mala alimentación, el sedentarismo y en el caso de las mujeres, durante el embarazo.

Muchos de estos problemas se agudizan con el aumento de temperatura, ya que hay una mayor sudoración y aumenta la circulación periférica de la sangre para refrigerar la zona irradiada. Esto hace que la sangre no llegue como debiera a todas las partes del cuerpo. Los casos leves se pueden tratar con algunos cambios en los hábitos de vida, terapias naturales, ejercicio físico o una dieta equilibrada.

Consejos fáciles para cuidar tus piernas.

Evita las exposiciones prolongadas al sol, los baños demasiado calientes, saunas, la calefacción pos el suelo y las ceras calientes. Por el contrario, los baños de agua fría en las piernas (desde el tobillo hasta la cadera) activan nuestra circulación. Si aplicamos frío en la piel, el cuerpo reacciona liberando calorías. Estimulamos la circulación de la sangre, oxigenando y nutriendo los tejidos.

No permanezcas demasiadas horas en una misma posición. Ya sea de pie o sentado, no es nada aconsejable para la circulación. Cambia de postura cada dos horas, anda un poco o pon las piernas en alto.

Lleva ropa cómoda, evitando los zapatos de tacón y las medias o calcetines que opriman.

Bebe abundante agua y sigue una dieta rica en fibra y baja en sal.

Las piernas soportan el cuerpo cada día, y hay que premiarlas. Realizar unos masajes en las piernas con movimientos rotatorios te proporcionará ligereza.

 

Ayúdate de la fitoterapia.

La fitoterapia estudia la utilización de las plantas medicinales y sus derivados con finalidad terapéutica. Existen una serie de plantas que contribuyen al mantenimiento de una buena circulación. Plantas como la vid roja, el hamamelis, el rusco o el castaño de indias poseen propiedades venotónicas que pueden prevenir y aliviar las consecuencias de una insuficiencia venosa: varices o hemorroides.

La solución natural de El Naturalista.

 

VeNatur Gel y Cápsulas.

VeNatur Gel y Cápsulas.

La línea VeNatur son productos a base de plantas tradicionales que contribuyen al mantenimiento de una buena circulación, por lo que es un tratamiento ideal para las piernas cansadas. Puedes obtener más información aquí.